La startup que quiere estandarizar la limpieza de los alojamientos turísticos busca conquistar a Airbnb: estas son sus razones

 

La startup que quiere estandarizar la limpieza de los alojamientos turísticos busca conquistar a Airbnb: estas son sus razones

En 2013, harta de estar en casa con sus bebés, Noelia Novella decidió dar la vuelta al mundo con su familia. Una cosa estaba clara: se alojarían en apartamentos turísticos en lugar de hoteles, algo que por entonces no estaba tan de moda. 

"Lo que no nos gustó fue la parte de la autenticidad de las limpiezas. Antes había mucho hombre soltero que alquilaba su casa unos días mientras que dormía con la novia y parecía que no estaban muy habituados a limpiar. La limpieza es una cosa muy personal y lo que puede significar para mí, probablemente no lo signifique para mi suegra", explica Novella, CEO y cofundadora de Doinn, en una entrevista para Business Insider España.

Con este planteamiento, cuando volvieron de su vuelta al mundo empezó a desarrollar tecnología junto a su marido Nuno Rodrigues para atender estas necesidades. Así nació Doinn, una plataforma que funciona como puente tecnológico entre los gestores de alojamientos turísticos y los proveedores de limpieza, lavandería y check-ins.

"Nuestra tecnología ha servido para que los profesionales de la limpieza de hospitalidad puedan abrazar esta industria y para ayudar a los huéspedes con una estandarización de la limpieza de los apartamentos. Todavía parece una lotería. No sabes lo que te vas a encontrar cuando llegas", explica.

Ahora, este equipo de 12 personas trabaja en 8 países y 600 ciudades. "La pandemia nos ha dado un empujón para crecer".

Como indica Novella, con la llegada de la crisis sanitaria, el mundo se ha dado cuenta de que la limpieza significa una mayor seguridad.

La pandemia les llevó a hacer webinars donde explicaban cómo llevar a cabo estos protocolos de limpieza para toda esa gente "que no sabe la diferencia entre limpiar y desinfectar".

"Antes no ganábamos premios porque no somos una startup 'sexy', sino una de limpieza, y siempre nos quedábamos finalistas junto a las empresas de Inteligencia Artificial. De repente, todo el mundo quiso saber de nosotros".

Cambio de clientes de la mano de Google

Parte de este crecimiento viene de la mano de Google y su programa para startups, una relación profesional que empezó hace ahora 2 años.

"Las personas que estamos en puestos de liderazgo a veces nos encontramos muy solas, y Google for Startups nos ha aportado ese sentimiento de comunidad. Nos ha ayudado como líderes, pero también a nivel emocional", comenta.

Google también ha ayudado a Doinn a mejorar su posicionamiento SEO y a pasar del B2B al B2C, un cambio necesario desde el inicio de la crisis. 

"Cuando empezó la pandemia nos dimos cuenta que las grandes ciudades tardaría en recuperarse, y el tiempo lo ha confirmado", señala. 

En 2019, el 93% de su facturación venía de las grandes ciudades, en 2020, tan solo el 40%. Por ello, se concentraron en crecer en zonas donde no había tanta agencia de gestión de propiedades, sino particulares con alojamientos de costa principalmente.

Airbnb, su principal objetivo

Doinn va a comercializar su software para que otras empresas puedan gestionar a sus trabajadores con su plataforma. "Así tendremos menos dependencia de las reservas", señala Novella.

Entre sus clientes está BeMate, la plataforma de alquiler de apartamentos del empresario Kike Sarasola. La web de BeMate tiene integrados los servicios de Doinn para que puedan venderlos a sus propios clientes en caso de que estos quieran contratar servicios de limpieza durante su estancia.

Pero Doinn quiere ir más allá.

"Nuestro objetivo, y que no entendemos cómo aún no pasa, es que Airbnb lo adquiera. Pero es muy difícil que te oigan cuando sus oficinas centrales no están en España, y así llevamos 5 años. Lo conseguiremos", asegura Novella.

Doinn están abriendo mercado a Estados Unidos y México, aunque haya otros mercados con más potencial. "Mirando las cifras de la pandemia me iría más a Asia, pero sigo teniendo en mente que un día Airbnb nos integre en su plataforma", afirma.

Pese a que se encuentren en plena expansión actualmente, 2020 no fue un año fácil para la compañía. La facturación durante 2020 "fue un desastre" y llegaron a un 28% de lo presupuestado en sus previsiones. 

Pese a ello, acaban de cerrar una ronda de financiación de 500.000 euros, lo que hace un total de 1,5 millones de euros levantados desde sus inicios.

En cuanto a nuevos usuarios, en 2020 hubo un crecimiento por encima de lo previsto, lo cual es "buena señal" porque les beneficiará en el momento que vuelvan las reservas –que la propia Airbnb ya planea que repunten–.

Comments